Google+ Badge

viernes, 1 de agosto de 2014

Vino tinto con hielo

Viejas épocas de vino tinto con hielo (sí, le pongo hielo al vino). Dulce y mejor aun si es un regalo; y escribir, escribir a la nada , a nadie o a todos. Un poema , mil preguntas. Y esta vez no lo escribí yo, ni el...Simplemente eso basto para dar rienda suelta algún pensamiento o alguna ilusión. Alguien por ahí nombro al destino varias veces, en largo tiempo.
Épocas no tan viejas pero alejadas nos acercan y nos alejan. Mil principios , principios de nudos , y por supuesto ningún final. Esta desorganizada cronología , los personajes y la escenografía de esta historia, y es que ¿Hay historia? O solo es un decir mas. Como dice mi amigo y compañero J.F. "la vida es simple , la gente es complicada..." y aparentemente debo darle la razón, Aunque sostengo que esto de complicarse, es parte de una reacción en cadena que comenzó mucho tiempo atrás. Ah! y las inseguridades siempre contamos con ellas fieles compañeras del camino , cualquiera sea el transitado , están ahí , bien cerquita de la incertidumbre, ella  ... la que engendra esas mil preguntas.
No love , no sex, that's better. Al menos cuando los sentimientos ya son solo un bollo de mil hilos de todos colores : blancos , puros , azules , ardientes , vermelhos...esa es otra cuestión , o mejor aun, parte de un todo. Los deseos de uno , no son los deseos del otro, o quizas si lo hayan sido en aquel momento mágico donde soñaban juntos


viernes, 7 de marzo de 2014

Decile


Si lo ves, decile que....
que me has visto arreglada
y que hay alguien de otro lado,
que me tiene acorralada.

Que los días se han pasado
y que ni cuenta yo me he dado.
Que no me he quitado el sueño,
y que la noche... me ha dejado.

Decile que yo estoy muy bien
que nunca he estado mejor...
Si piensa que tal vez me muero,
porque el ya no esta , que va!

Decile que al final de todo
se lo voy a agradecer.
Aunque pensadolo bien
decile que no me viste...

Si lo ves , decile que...
ya no espero su llamado,
y que ya no me despierto
temprano los feriados.

Y que ya no lo recuerdo
y que ya no me hace falta,
decile que estoy curada
y que lo nuestro esta en la nada.

Decile que yo estoy muy bien,
que nunca he estado mejor
si piensa que tal vez me muero
porque el ya no esta , que va!

Decile que al final de todo
se lo voy a agradecer...
aunque pensadolo bien,
decile que no me viste.


(Mi versión de la canción "si la ves" de Franco de Vita/
Sin bandera.Jaja)

miércoles, 26 de junio de 2013

El protagonista

Olivia escribía cuentos, además de,  por supuesto  (como siempre le había inculcado su buena familia de descendencia europea) estudiar una carrera universitaria. Olivia se decidió por Arquitectura, era extremadamente inteligente, pero no muy inclinada al esfuerzo. Le gustaba escribir, leer y fumar marihuana con sus amigos. Amigos de todas clases, hippies, poetas, adictos a la merca, amantes, deportistas; su afán por la gente no tenia limites.
Vivía en un monoambiente en Caballito. Bien ubicado para sus padres, no tan careta para ella. Lo había decorado según sus gustos: luces tenues, almohadones y una alfombra para el relax. Una cama de 2 plazas junto a la ventana, una mesa de dibujo que hacia las veces de escritorio, comedor y lugar de reunión de amigos. Eso era todo, pero no había quien no entrara por primera vez y dijera “muy bueno eh”, “muy lindo che”.
Su familia era dentro de lo posible adinerada para los tiempos que corren, y siempre tuvo acceso a Internet, allí conoció a Borges, Cortazar, Bukowski y Poe. También conoció grupos de Internet llena de gente literata, paginas web y autores desconocidos que escribían sus humildes posts en algún blog.  Sus estudios en la facultad le dejaban tiempo para leer y escribir. A veces iban muy bien, otras  muy mal, nunca tuvo en punto medio, para nada en absoluto.
Su relación con los hombres no era muy diferente, si ella amaba ellos jugaban, si ellos amaban ella jugaba. Nunca se sintió correspondida en el amor. Todas sus relaciones terminaban en catástrofe, con algún corazón roto. Era adicta a las relaciones desastrosas y patológicas, a la melancolía, al llanto y a la desvaríes. Siempre buscando algo más. Su cabeza no cesaba nunca de pensar, tenía una capacidad impresionante para la asociación, maquinando hasta el último detalle de cada conversación, acto, gesto o llamada telefónica. Calculando  horarios, lugares, personas. Un agente del FBI sin entrenamiento, guiándose solo por instinto. Olivia buscaría por siempre el protagonista de sus cuentos más ardientes, el galán de sus relatos absurdos, el amor de todos sus poemas.

Una mañana de julio, impresionantemente fría, salio de su casa rumbo a la facultad, tomo el colectivo  y se sentó en un asiento individual. Fijo la vista en la ventana y en el reflejo lo vio, mas que verlo lo sintió, ahí estaban ellas otra vez haciendo lo suyo. Rozando las paredes de su estomago con sus alitas, avisando la llegada. Olivia volteo la cabeza para mirarlo, largo y transparente, de mirada profunda y anteojos extragrandes. “Es el pensó, el nuevo amor de mi vida”. Olivia bajo del colectivo y el bajo tras ella, era muy hermosa para ser ignorada.
El corrió tras ella y la tomo del brazo, Olivia reacciono asustada pero al reconocerlo se calmo
     — Hola, discúlpame que haga esto pero no podía dejarte escapar. Me llamo Manuel. ¿Seria mucho atrevimiento si te invito a tomar un café?
Olivia quedo sorprendida ante semejante valentía, respondió:
    Me encantaría pero tengo que ir a la facultad
    Claro, en mi caso yo también debería ir a trabajar, pero en este momento nada me parece más importante en la vida que conocerte.
    Ok.
No era de extrañar que Olivia dejara de lado sus obligaciones con tal de encontrar el amor, la culpa era de las mariposas .Ellas dominaban sus emociones, no podía ser indiferente a  sus deseos. Ellas le decían como actuar y que decir. Es verdad que nunca tuvo suerte, pero estaba convencida (otra vez) que este hombre era….



Continuara (cuando se me ocurra un final no trágico)

lunes, 18 de febrero de 2013

Últimamente he perdido mi capacidad de sorpresa


Continuamente  estoy en la búsqueda de alguna idea maravillosa para un escrito. Pero siempre termino escribiendo  la misma mierda…
Tuve 3 profesores de literatura…. Y una abuela que me enseño a leer de muy pequeña, mucho antes que el niño normal y me inculco el mundo de la palabra. Aunque yo no lo recuerde y solo lo sepa por relatos de mi madre, veo que hizo un gran trabajo porque nunca jamás me separe de los libros.
Mi profesora de literatura del secundario fue la que sembró la semilla, la que metió en mi cabeza indirectamente la idea de que yo, podía escribir. Sin embargo estudie medicina, absolutely no regrets.
Hice dos cursos de literatura, uno de mis profesores decía que cualquier cosa nos podía inspirar: una imagen, algo que vimos en la calle, una canción, una persona, inclusive otro relato o libro. Hoy elijo una canción  y por mas que no sea mi estilo quisiera compartir su prosa … porque no es lo mismo escuchar una canción, que leerla.


Con el crudo en las bodegas volveré a buscar
todo el tiempo vivido
que hemos perdido sin protestar
voy a probar primero al olvido, a lo ajeno
voy a pasar a retiro de un tiro al culpable de mi soledad!
No sé qué quiero pero sé lo que no quiero
sé lo que no quiero
y no lo puedo evitar
puedo seguir escapando y aún lo estoy pensando
lo estoy pensando pero estoy cansado de pensar.
El marinero de río
no tiene calor ni frío
la ciudad no tiene puerto
y se siente muy vacío (hay qué pena!)
últimamente ha perdido su capacidad de sorpresa
en un vaso de cerveza caliente fue que se la olvidó.
Quiero elegir del mapa un lugar sin nombre a donde ir
será el lugar donde viva lo que quede por vivir (y eso es mucho tiempo!)
por eso de cada viaje me traigo el equipaje perdido
por eso es que he decidido nunca olvidar
nunca olvidar.
No sé qué quiero pero sé lo que no quiero
sé lo que no quiero
y no lo puedo evitar
puedo seguir escapando y aún lo estoy pensando
lo estoy pensando pero estoy cansado de pensar.
No sé lo que tengo
pero sé lo que no tengo
sé lo que no tengo
porque no lo puedo comprar
puedo seguir cantando
pero sigo esperando
sigo esperando pero estoy cansado de esperar...



                                                        “Donde manda marinero-Andres calamaro”


Considero la letra de esta canción, como la letra de mi vida, o por lo menos refleja una parte importante de cómo vivo y pienso.
Y aun no tengo ninguna idea maravillosa,  pero tengo esta maravillosa canción que.. como dijo un muy buen amigo músico y compositor  ‘Cuando alguien graba una canción y la toca para mucha gente ya deja de ser de uno, es de todos’.


viernes, 15 de febrero de 2013

Miles de Tiempos



"...Este cuento lo escribí hace unos años ya, para el otro blog. Hoy quería re publicarlo porque habla del tiempo, tan preciso y relativo y lo que la gente hace de el..."


Hoy es sábado 23 de enero del 2010 y son exactamente las 14:45. Buenos Aires sufre de alta sensación térmica estos días.
Bautista, sentado en el sillón con rueditas, frente a las fotos sin retocar, mira una vez más el reloj, suspirando y totalmente decepcionado.
­­    -“¿Como puede ser que no me llame? -Piensa - ya pasaron  9 días desde  la ultima vez que lo vi.”. “No puedo creer que no piense  ni un segundo en mi”.
Mauro una vez más se encuentra desaparecido.
Su vida junta es continua, longeva e inestable. Bautista ya no soporta ser el que reiteradamente aguanta, cede y propone. Sin embargo Mauro también tiene sus verdades.
-         Mi amor – le había dicho Mauro desesperado-  Te lo repito. que yo no aparezca, no significa que no te ame.
-         Pero pasamos días sin hablar. No entiendo, ¿No me extrañas? – se quejaba Bautista como un niño.
 Habían tenido esta conversación decenas de veces.
-           ¡Estoy trabajando! No puedo escaparme así nomas para llamarte, esto es un hospital, no una oficina. Y la plata no me alcanza, necesito hacer más horas – Contestaba Mauro ya irritado.

Bautista trata de entenderlo, siempre lo hizo. Pero por alguna maldita razón esta convencido de que si lo amara realmente, se tomaría 5 minutos para llamarlo o se reservaría  un fin de semana para ir juntos a la costa.
 También sabe que esta siendo injusto con Mauro y con su relación, porque mas allá del trabajo de su novio y la falta de tiempo juntos, lo seguía eligiendo, nunca había sentido tanta libertad y comprensión en una persona, Mauro es su complemento, su amigo, su familia, su amante. Sin embargo esta dualidad de pensamiento lo perturba de tal manera que culmina en confusión y depresión inevitablemente.
 Bautista se siente fatal, arruinado, esta tan mal que  no quiere trabajar, ni ir al gimnasio, ni ver a sus amigos. Por fortuna su trabajo de diseñador grafico le permite trabajar en casa y así poder deprimirse todo lo que quiere sin ser molestado, y a pesar de que la falta de Mauro lo desgarra, no puede dejarlo, su amor es tan grande que llego a pensar que nunca mas iba a poder  volver a enamorarse y ese siempre fue su gran miedo, la barrera que le impedía darle un punto final a esta enfermiza relación.

Suena el teléfono. Erica, la hermana de Bautista que se encuentra de visita, contesta.
-         Hola – dice Erica con la voz apagada.
-         Hola Erica. Habla Pablo, ¿Cuando llegaste?-pregunto Pablo emocionado.
Pablo y Bautista son amigos hace años y había estado con el en todas sus recaídas.
-         ¿Que haces Pablo? ¿Como te va? , llegue esta mañana- Respondió Erica cansada.
-         Uy que bueno, decide una cosa. ¿Tu hermano esta?
-         Si, Pablo. Tu amigo esta, pero me dejo dicho explícitamente, que no le pasara llamadas. Esta vez le agarro con toda.- dice Erica irónica y angustiada.
-         Bueno que cagada, no entiendo porque no lo deja, por lo menos ya no le hace escenas a Mauro. No importa, ya se le va a pasar.- agrego Pablo tratando de contenerla.
-         ¿Vos decís?- lo interroga Erica preocupada.
-         Si de una, yo lo conozco, fíjate como mañana se levanta escuchando los Redondos a todo volumen y se va al gimnasio, es hasta que se vuelva a enterar que el mundo no gira en torno a el.

Bautista, vuelve de su estado vegetativo, se desplaza sobre su sillón con rueditas hasta la computadora y compra una entrada online para ver una película, consigue únicamente el horario de las 22:00.

-La puta madre, son las 3 de la tarde.- dice Bautista mirándose en el espejo.-¿Me queres decir que carajo voy a hacer hasta la noche? Si me quedo acá encerrado me pego un tiro.-  pregunto y respondió, como si le estuviera hablando a alguien.

Tiene 7 horas por delante, sus opciones son: tele, lectura fácil, dibujar,ver a sus amigos (en realidad no sabia si seguía teniendo alguno). Nada parece resultarle útil.

“No aguanto mas , no es justo – piensa -  no puedo quedarme otra vez así , llorando y sufriendo por un tipo, al menos si no voy a hacer nada productivo voy a salir a divertirme, esta re lindo el día, pero el sol esta tremendo, no mejor no. ¡Se termino, me voy al hospital, aunque se escape va a escucharme!”.

Mientras prepara sus cosas para salir, Bautista ve el pomo de pegamento que esta sobre la mesa, había comenzado un curso para aprender a hacer zapatos y sus herramientas se encontraban por todos lados. El ya había consumido otro tipo de drogas: marihuana, cocaína, LSD; pero nunca se engancho con nada, solo pega ocasionalmente y en su vida considero el tolueno como opción.
Son las 15:30, Bautista sabe que no tiene nada que perder, busca información en Internet sobre los efectos y la forma de consumir pegamento. Con toda la habilidad que lo caracteriza, prepara su bolsita sin problemas.
Bautista aspira profundamente unas 4 o 5 veces, aguarda unos segundos, comienza a sentirse eufórico y exaltado. Cierra los ojos por unos minutos y al abrirlos se sobresalta al ver  que la habitación se ha duplicado.
Hay dos computadoras, 2 ventanas, 2 sillones y para su mayor asombro un segundo Bautista, mirándose como en espejo, el a la derecha y el otro, a la izquierda.
 El segundo Bautista retoca unas fotos, a la vez que espera que seque el pegamento que había puesto en un par de zapatos. Bautista descubre que simplemente esta viéndose a si mismo, pero no parece ese ser deprimido y fastidioso que solo piensa en la ausencia de Mauro, al contrario Bautista Izquierdo mueve la cabeza al ritmo de la música y por momentos canta a viva voz. Se lo ve feliz.
Bautista se acerca a su doble, despacio y sin miedo. Se conoce, sabe que no puede hacerle daño, lo más probable es que trate de iniciar una conversación. Pero Bautista Izquierdo no parece poder ver a su original. Pasea alrededor de el en círculos, comienza a observarlo detenidamente, mirando con cuidado aquellos detalles que nunca un reflejo podría haberle mostrado. Sus propios movimientos, gestos y posturas. La manera en que trabaja  y piensa al mismo tiempo.
Bautista  asume que la visión proviene del pasado; antes de conocer a Mauro, cuando el trabajo era su prioridad y sentirse animado y contento era su forma de vivir. Mira el reloj son las 15:50, vuelve la cabeza hacia el almanaque, hoy es sábado 23 de enero del 2010.
De pronto Bautista esta solo de nuevo, la alucinación le revelo una parte de el por momentos dormida.
Decidido y totalmente pasado sale rumbo al hospital .Antes de salir, se mira en el espejo unos segundos… y se reconoce.
Corre por las calles llenas de gente, como un delincuente a punto de ser atrapado, el sudor sobre los ojos y la falta de coordinación apenas lo deja distinguir siluetas, siente las piernas pesadas y los movimientos lentos, choca con los peatones , pisa mierda de perro , ya no importa nada.
Llega al hospital, sigue corriendo hasta la sala de guardia .Jadeando cae sobre el escritorio, la secretaria lo mira esperando que le diga algo y supone que se trata de un accidente. Pero la disnea no lo deja hablar todavía
-         ¿Que paso? – pregunta la secretaria un poco impaciente.
-         Ne..necesito ver... a Mauro – contesta Bautista entrecortado.- De parte de… Bautista.
-         A ver, espera un minutito.- dice la secretaria sin ganas.

Mauro aparece en la sala de espera un poco atormentado, encuentra a Bautista sentado en una silla, lo ve transpirado y con los ojos idos.
Se aproxima a Bautista con paso firme. Ninguno de los dos dice nada. Se sienta a su lado.
-         ¿Estas drogado?- pregunta Mauro confundido.
-         Si, pero nunca estuve mas cuerdo en toda mi vida.- respondió Bautista seguro de si mismo. –Vine a decirte algo-.
-         Si ya se, “que soy un egoísta y un insensible “. Y también me vas a decir que “como puede ser que si tengo 2 minutos AHORA para hablar con vos, no los tengo otras veces para llamarte”.
-         No. – dijo Bautista un poco triste…pero confiado y tranquilo- Vine a decirte que te amo. Pero que ya no quiero seguir al lado de una persona que no sabe vivir el amor como yo; no tengo mas tiempo que perder.





miércoles, 6 de febrero de 2013

Fragmento


Durante años te busque, cada beso que di era para vos. No los recibiste porque alguien más se interpuso en sus trayectos… pero eran tuyos. Esa pasión que te falto, ese amor del que fuiste carente, no significaba que no lo tenías, simplemente estaba errado en su camino.
Te confundí con otros, te desencontre en lugares donde no estabas, tome manos que no eran tuyas. Quise construirte por pedazos sumando trozos de hombres equivocados, pero se desplomaban al no encajar. No es posible armar un rompecabezas con piezas incongruentes.
Por fin te descubrí en el lugar más recóndito de mi vida, simplemente una mañana desperté con un plan y ahí estabas, basto que por fin nos viéramos, nos miráramos de verdad y lo supe, lo supimos.
Vos supiste porque estuviste solo tanto tiempo y yo supe porque nunca nada “deu certo pra mim”. Nos conectamos a ese nivel donde lo hacen los poetas y que mientras vivimos incrédulos lo miramos con altura de superación.
Hoy creemos que es así, somos devotos a morir. Y por más que vuelvan los fantasmas. coraje es lo que nos sobra.

martes, 15 de enero de 2013

Monologo de una loca



Si me paso de merca, nadie me va a extrañar, eso seguro. Hace días que estoy encerrada acá y nadie me ha llamado, ni un mensaje me han enviado. ¿Cual seria el problema de morir ahora de un infarto agudo de miocardio o quizás un accidente cerebrovascular?
De todas formas, la única razón por la que sigo viva es por papá y ya ni el, se acuerda de mí. Claro, con su nueva esposa y sus rubios nuevos hijos, ya no necesita que adorne sus elegantes fiestas con mi rostro.
Me dejo tirada en este departamento desde que mama murió.
`Pobre niña,’ se dicen entre ellas las viejas de sociedad, pero por dentro solo desean que haga algún escándalo, rompa alguna cosa, me pelee con un camarero y que empiece el show.
‘Alcohólica como el abuelo’, dicen los viejos lobos de la ciudad. Había uno en particular que siempre me llamo la atención, Ulises. Una noche me miro, y me dijo con pena:

-          Tu abuelo era tan infeliz como vos, -
-          ¿Mi abuelo infeliz? ¡si vivía de joda! ¡se la paso de fiesta en fiesta hasta los setenta! ¿que decís?- vocifere agresiva.
-          ¡Mas respeto, el viejo fue un escritor de puta madre. Lavate la boca antes de hablar!- me grito
-          Eso que tiene que ver, además estoy diciendo una verdad.- conteste soberbia.
-          Vos no sabes las maravillas que pueden brotar de la mierda.- dijo apuntándome con el dedo.

Quisiera poder escribir una historia de amor, de aventuras, de sexo, de lo que sea. Pero me pasa que no puedo escribir si soy feliz y tampoco quiero ser una miserable como el.
Y cuando soy feliz, después de mucho tiempo inestable, loca y confundida, me vuelvo a enamorar y con el amor llegan los problemas que el mismo acarrea. La inseguridad, las manías, el inconformismo.
Hago escándalos por el simple hecho de que puedo, hay días que soy intolerante a la falta de perfección, me vuelvo por demás exigente y tirana.
Una vez quise hacer las cosas bien, me entregue perpleja a tanta buena onda y compañía, fui comprensiva y me adaptaba. Lo trataba con dulzura, quería creerle y quererle.
Tenía las manos y pies siempre calientes, un hermoso cuerpo y un corazón abierto.
Tiene la belleza de lo simple y lo irritante de la vanidad.
Su noble espíritu lo hacia saber escuchar. Sus palabras cómodas y astutas decían nada más que lo que piensa. Absolutamente todo.
Le gustaba el sexo más que a ninguno, podía hacerlo una y otra vez con la misma energía, con la misma fuerza.
Entre discusiones absurdas, criticas y unas cuantas risas, pasábamos las noches…
Pero mintió, no sobre su amor, ni sobre su entrega. Sino sobre su esencia, esa que se dice en la primera cita.